Cuevas del Águila, Una joya natural de Ávila

Por Fede

Las Cuevas del Águila es uno de los parajes que hay que visitar en el sur de la provincia de Ávila, sorprende por la majestuosidad de las formaciones en su interior, que además se han ido construyendo de forma natural a lo largo de millones de años.

En Ansiaviajera nos encanta hacer senderismo, esta es otra forma de disfrutar andando por la naturaleza. Además es ideal para hacerla con niños ya que la visita es muy sencilla.

cueva del aguila en avila

Es de esos lugares cuya inmensidad y antigüedad asombra y maravilla al mismo tiempo. 

Guía de visita.¿Cuándo abren las Cuevas del Águila?

La visita es posible durante todos los días de la semana. Dura aproximadamente unos 40 minutos y os la recomendamos especialmente para ir en familia porque los guías hacen la explicación divertida a la vez que interesante.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las visitas a las Cuevas del Águila se hacen a pie. No es un recorrido largo ni cansado, pero si es indispensable que vayáis con un calzado apropiado que tenga un buen agarre en la suela, ya que durante todo el recorrido nos encontraremos con un suelo húmedo por el alto grado de humedad existente dentro de la cueva.

La cueva es en su mayoría un gran salón. Lo primero que se ven son paneles de interpretación con la información complementaria para que la visita sea productiva.

El guía que nos acompañará va compartiendo información relacionada al descubrimiento en todo momento, sobre el proceso de formación, y varios datos curiosos sobre el lugar y su historia.

Se trata de una cavidad kárstica que hoy en día es única en el centro de la Península Ibérica. 

La entrada es bastante asequible, 8€, y se puede comprar en línea o en el mismo lugar, en el caso de los niños menores a cinco años la entrada a las Cuevas del Águila es gratuita.

¿Quién descubrió las cuevas del Águila?

La historia del descubrimiento de las Cuevas del Águila es bastante curiosa. Fue un descubrimiento accidental. Ocurrió la tarde del 24 de diciembre del año 1963. Cinco jóvenes estaban merodeando por el Cerro de Romperropas o Cerro del Águila y les sorprendió un vapor que salía por un agujero.

Ese vapor se debía a la diferencia entre la temperatura interior, de unos 17 grados centígrados, y el frío del exterior. Estos jóvenes decidieron averiguar de qué se trataba. Así que ingresaron por lo que les pareció una gatera de sesenta centímetros y descendieron alrededor de sesenta metros gateando hasta que llegaron a la bóveda principal.

Otra recomendación: visita las murallas de Ávila

Durante cinco horas estuvieron perdidos en el interior de las cuevas, hasta que después de tanto buscar encontraron el agujero por el cual habían entrado. Fue así como descubrieron las Cuevas del Águila.

La noticia se regó por todo el lugar, las autoridades se hicieron cargo, los expertos acondicionaron las Cuevas y desde el 18 de julio de 1964 se abrieron a todo público para que puedan ser visitadas todos los días del año.

¿Cómo se produjo la formación de las Cuevas del Águila?

Ubicadas en un cerro de rocas dolomíticas, cuya formación se hizo hace más de quinientos años en una plataforma marina carbonatada del Cámbrico. Hay que tener en cuenta que las rocas dolomíticas son solubles bajo condiciones ambientales, y cuando entran en contacto con agua pueden llegar a producir cavidades.

Ahora bien, tales cavidades se producen a lo largo de un proceso geológico que es bastante lento. Es por ello por lo que se ha estimado que el actual aspecto de las Cuevas del Águila se data en unos doce millones de años.

Esto significa que el cerro donde se encuentra tiene 500 millones de años y las cuevas en sí tienen doce millones. Lo más maravilloso son las formaciones que se pueden observar en el interior, lo que se puede considerar como una gran sala de nada más y nada menos que diez mil metros cuadrados.

Se pueden encontrar formaciones excéntricas, estalactitas, coladas, cortinas colgantes que generan diversas formas, como estalagmitas y tubulares que se han constituido gota a gota desde el suelo. Con el paso del tiempo, hace algunos miles de años, el suelo de las Cuevas del Águila cedió unos centímetros, originando así la rotura de muchas columnas, que hoy en día presentan una separación plana entre dos trozos de media altura.

Es así como se produjo la formación de las Cuevas del Águila, se puede decir que es un accidente geográfico fortuito que ha dependido literalmente del paso de los siglos. De forma específica, debido a que la formación de las cuevas está compuesta de calizas Paleozoicas, se atribuye al Cámbrico Inferior, lo que significa que las cuevas se formaron cuando las especies que dominaban en la tierra era invertebrados como los Trilobites.

Después de la visita, podemos acercarnos a comer en la capital Ávila para aprovechar el día o bien proseguir en nuestro camino por la A5 en dirección a Trujillo y Cáceres.

Los que buscaron esto también leyeron...

Dejar un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros durante la navegación por el sitio web, con la finalidad de permitir el acceso a las funcionalidades de la página web, extraer estadísticas de tráfico y mejorar la experiencia del usuario. Para más información, puede consultar nuestra Política de cookies Aceptar Leer más