Qué ver en Menorca en 4 días para aprovecharlo al máximo

Por Fede

Prácticamente último refugio de paz y tranquilidad que queda en el mediterráneo español, donde el viajero va a encontrar playas con aires caribeños y un ambiente donde poder desconectar del mundanal ruido.

En Ansiaviajera hoy os llevamos a visitar Menorca, una de las últimas joyas del mediterráneo que permanece casi intacta desde hace décadas.

¿Qué ver en Menorca en 4 días?

Agua cristalina ideal para la práctica de buceo, peces que nadan a tu alrededor y maravillosos atardeceres, la menor de las Islas Baleares puede visitarse bastante bien en apenas unos días (es imprescindible alquilar un coche para moverse por la isla con libertad), aunque algunos se (nos) quedaríamos a vivir para siempre.

Las mejores playas de Menorca

La isla, pese a ser muy pequeña (no llega a los 60 kms de anchura) está muy diferenciada en su orografía playera entre las “salvajes” playas del norte y las “de película” del sur. Aquí tienes un post donde hablamos más a fondo de las mejores calas y playas de Menorca.

De entre la multitud de playas y calas de las que se pueden disfrutar hemos hecho esta pequeña lista con las que en Ansiaviajera consideramos imprescindibles:

Cala Mitjana

cala mitjanaLa típica playa de aguas turquesas y arena blanca por la que siempre apetece viajar a Menorca, semi salvaje que estamos acostumbrados a ver cuando buscamos información sobre la isla. No es una playa ancha como pueden ser las de Gran Canaria, sino más bien al contrario ya que se encuentra encajonada entre dos acantilados.

Se puede llegar en coche y aparcar allí mismo o bien si os encontráis en cala Galdana, hacer un pequeño paseo a pie de unos 30 minutos bajo la sombra de los pinos de la zona.

También puedes hacer una excursión en  barco. Hay empresas en toda la isla que se dedican a hacer tours de uno o varios días.

Playa Pregonda

playa de cala pregonda menorcaEn el norte, nos vamos a encontrar con playas muy diferentes a la anterior. Sin apenas acantilados y con un aspecto mucho más salvaje que las del sur.   La arena de esta playa tiene un tono rojizo y no está tan abierta al mar ya que un par de islotes hacen de espigón por lo que si el día es tranquilo en cuanto al viento, es perfecta para ir con niños.

Playa de Cavallería

playa de cavalleria

Menorca es una isla especial por la cantidad de contrastes que ofrece en tan poco espacio, y esta playa es una clara muestra. Una playa totalmente virgen, a la que hay que llegar andando en un trayecto de unos 15 minutos desde que dejas el coche.

El parking es gratuito por lo que en los días más concurridos de Juio y Agosto aconsejamos ir lo antes posibles para evitar problemas.

Además, es importante tener en cuenta que no carece de todo tipo de servicios así que hay que llevar comida y bebida si pensáis pasar allí el día.  Cuando nosotros fuimos en 2018, en el parking había un pequeño kiosko que vendía refrescos.

Cala Turqueta

Una de las calas por antonomasia en Menorca. La más fotografiada y publicada en redes sociales y una de las culpables de que esta joya del mediterráneo sea cada vez más y más conocida.  Seguro que viendo la imagen ya la habéis reconocido y ni siquiera sabíais cómo se llamaba.

La conjunción ideal: naturaleza, agua cristalina y arena blanca.  Sólo se puede llegar a ella tras andar un pequeño sendero al que llegamos una vez aparcado el coche en un “pequeño” parking próximo.

Y decimos pequeño porque aunque de tamaño tal vez no lo sea, en verano es tal la cantidad de gente que va a la playa cada día que es muy probable que si no estáis allí a primera hora de la mañana ya no podáis aparcar.

Eso sí, el “madrugón” merece la pena, se te olvidan todas las penas y lo único que quieres es bañarte en esa agua de película. Si váis en familia o tenéis un plan más de cámping, al final de la playa y bajo el pinar hay varios merenderos de madera en los que podéis comer sin hacer ningún gasto adicional.

Cala Pilar

como llegar a cala pilar en menorcaParece que estás en otro lugar…¿alguien ha dicho Marte?

La playa más virgen que aún queda en la isla lo es por un motivo claro: no es posible acercarse en coche. Hay que hacer una caminata larga, de una hora aproximada o bien si te lo montas mejor, puedes acercarte alquilando una lancha. Aun así, la cala te recompensa en cuanto llegas este esfuerzo.

Según sales del sendero que te aproxima y empiezas a bajar por la escalera de madera te das cuenta de que estás en otro lugar, en otra isla. No aglomeraciones, no chiringuitos… no apenas signos de civilización y lo que peor llevamos en este blog en el tema playas: no sombra!.

Sólo vosotros y la naturaleza. Merece la pena dedicar un día a esta excursión para salir de la vorágine que suele ser la isla en los meses de verano.

Un viaje de este a oeste a través de sus faros.

faro en menorca al atardecerPese a ser una isla relativamente pequeña, en la costa podemos encontrar hasta 7 faros repartidos por el norte, este y oeste de la isla. Esto se debe a que durante siglos, provocados por los fuertes vientos y oleajes que en ocasiones azotan sus playas, la isla ha sido testigo de multitud de naufragios.

Estos faros son: Cavallería, Punta Nati, Sa Farola, Artrutx, Isla del Aire, San Carlos, Faváritx. Es una buena meta en nuestro viaje el intentar visitarlos todos ya que todos tienen una mística especial, pero si véis que nos os da tiempo os recomendamos visitar especialmente dos: Punta Nati y el de Cavallería.

Faro de Punta Nati

refugio en punta nati faroRefugios desde los que ver una preciosa vista del mar

Se encuentra muy cerca de Ciutadella, a sólo 6 kilómetros de distancia. Sólo hay que coger una pequeña carretera que sale de la propia ciudad y en seguida se llega. Nosotros fuimos a última hora del día y al encontrarse al oeste, es perfecto para ver un atardecer espectacular.

Está rodeado de tierras que se dedican a la agricultura por lo que puede parecer un poco desangelado según te vas acercando pero una vez que estás allí,te invade una calma y una paz espiritual difícil de explicar con palabras.

Hay un par de refugios medioabandonados pero a los que te puedes subir para tener una vista espectacular el litoral. Un auténtico must en la isla el ver un anochecer aquí.

Además luego puedes ir a recuperar alma y estómago pegándote un buen homenaje en cualquiera de los buenos restaurantes que ver en ciutadella.

Faro de Cavallería.

Situado en la parte más septentrional de la isla, muy cerca de la playa de Cavallería de la que ya os hemos hablado. El edificio se ve desde la lejanía ya que es una gran torre blanca cercana a los 20 metros de altura que domina el paisaje que la rodea.

En el mismo faro hay un centro de interpretación pequeño pero curioso en el que nos explican sus funciones.

Visitar sus “dos” capitales: Mahón y Ciutadella

Aunque la capital de Menorca propiamente dicha es Mahón, en Menorca hay otra ciudad que podría perfectamente rivalizar con ella en cuanto a importancia, bien sea por su tamaño o y ya que esto es un blog de viajes totalmente subjetivo, por su belleza (y ojo también con el maravilloso Queso de Mahón que suele ganar premios a cada concurso que se presenta!).

Ambas poblaciones son las únicas que podemos catalogar como “grandes”de la isla.

Y eso que apenas llegan a los 30.000 habitantes cada una.

Puede parecer poco para cualquiera que llegue desde una ciudad peninsular, pero os aseguramos que para Menorca son enormes!. Enfrentadas en los puntos cardinales, Mahón se encuentra al este y Ciutadella al eOste, no rivalizan entre ellas sino que se complementan perfectamente entre ellas para ser las poblaciones insulares de referencia.

Ciutadella:

El centro histórico es pequeño pero espectacular. Artísticamente, lo más importante y bello es la catedral de Menorca, construida en homenaje a la heroíca defensa que hizo la ciudad de la isla en 1585 de un ataque por parte de los turcos. Justo al lado se encuentra la plaza de la Esplanada que da paso a pequeñas calles por las que bajar al puerto.

puerto de Ciutadella en MenorcaEl puerto es una de las partes más características y bonitas que merecen una visita.

Este se encuentra lleno de restaurantes donde comerse una buena caldereta de langosta y pequeñas heladerías en las que comer muy bien a un precio aceptable.

Lo mejor es perderte y darte un paseo por la ciudad para descubrir infinidad de pequeñas casas y calles que parecen de postal.

Mahón

La ciudad es famosa a nivel casi mundial por tener uno de los mayores puertos naturales. El puerto de Mahón es una maravilla natural que permite dar cobijo a barcos pesqueros y recreativos.

puerto de mahón paseo nocturno

Puedes hacer un free tour en Mahon

Llega a los 6 kilómetros de longitud aunque nosotros, en la parte paseable “sólo” podremos recorrerlo a lo largo de unos 3 kilómetros.

Aquí es donde llegan los ferrys cargados de turistas por lo que os recomendamos acercaros al mismo al atardecer, cuando hay más tranquilidad y además gracias a la iluminación podemos maravillarnos con los palacios que abundan en esta parte de la ciudad.

Y es que a partir del paseo marítimo ascendemos al corazón de la ciudad a través de una impresionante escalinata que salva el desnivel desde el mar. Desde ella, es fácil trasladarse con el pensamiento a las maravillosas escalinatas de los palacios renacentistas italianos, un lugar excepcional para adentrarnos en los secretos de la ciudad.

Aquí encontraremos hermosos edificios como la Plaza de la Constitución, el ayuntamiento o varias iglesias. Todo se encuentra en un estado de conservación impoluto. Ambas ciudades se pueden recorrer en una mañana o una tarde, por lo que son perfectas como complemento a la visita de alguna playa cercana.

Prehistoria

prehistoria menorca talaiotsFinalmente, la historia de Menorca nos espera en los que fueron los primeros asentamientos y yacimientos humanos en la isla y que datan de miles de años atrás. Existen varios asentamientos que recorrer:

Torralba d’en Salord es un pueblo talayótico perfectamente conservado y que hay que visitar en alguno de los días en que estemos en la isla, similar a los menhires de Stonehenge.

También hay megalitos de la Edad del Bronce, cuevas excavadas e impresionantes edificios con pilares y paredes de enormes rocas llamados Talayots. Existe evidencia de que el asentamiento estuvo habitado hasta la Edad Media, pero generalmente se cree que se usó desde el año 1000 a. C. hasta la ocupación de los romanos.

Para terminar, el antiguo asentamiento de Torre d’en Galmés es el mayor de su tipo en Menorca y uno de los mayores de las Islas Baleares.

Perteneciente a los primeros habitantes talayóticos de la isla, se encuentra en lo alto de una colina con magníficas vistas panorámicas de la costa sur. También cuenta con algunos de los mejores ejemplos de monumentos, edificios religiosos, numerosas casas circulares y un centro turístico.

Naveta d’Es Tudons

Dejamos para el final el que a nosotros nos pareció el monumento más espectacular de la cultura talayótica: Una inmensa estructura de piedra megalítica de unos 3.000 años de antigüedad que aún sorprende a los arqueólogos por lo bien que se ha mantenido a lo largo del tiempo.

la naveta de es tudons en MenorcaImpresionante monumento con miles de años de existencia.

Según la leyenda de Menorca, los gigantes lucharon por el amor de una joven. Un gigante mató al otro y luego se quitó la vida, dejando a la niña sola. Cuando falleció, fue enterrada en la naveta. Cuando la cámara fue excavada más tarde, se encontraron cuerpos humanos en el interior, junto con joyas de bronce, armas antiguas, cuencos de cerámica y otros adornos preciosos.

Audazmente ubicado en el lado occidental de la isla, el exterior de la Naveta d’Es Tudons está abierto al público todos los días, por lo que la visita es fácil y un toque diferente si estáis hartos (aunque en esta isla es difícil…) de tanta playa!

¿Qué no debes perderte en Menorca?

Con sus enormes atractivos naturales, Menorca se convierte en el lugar perfecto para tomar vacaciones y desconectarse de la rutina. Si estás pensando en recorrer la isla, a continuación, te contaremos qué lugares no debes perderte:

La Cova d’en Xoroi

La Cova d’en Xoroi

La Cova d’en Xoroi

Uno de los lugares favoritos de quienes visitan la isla es La Cova d’en Xoroi. Esta cueva natural ubicada al sur de Menorca ofrece algunos de los mejores atardeceres y está incluída en revistas de turismo como Lonely Planet no sólo por su atractivo natural sino también por la interesante propuesta gastronómica y social que ofrece.

Además de las vistas, el espacio natural que rodea a la cueva es espectacular, un precioso acantilado en la costa sur de la isla y una gruta llena de pequeños rincones.

No solo eso, sino que también es una buena opción para salir por la noche ya que cuando empiezan los meses de verano hay una fiesta temática diferente cada día. La Cova d ‘en Xoroi está abierta desde las 11.30 hasta las 22 horas y su acceso cuesta 8,50 € hasta las 19 horas y 12,50 € hasta las 22.

Subir al Monte Toro, una de las cosas que hacer en Menorca

La Montaña del Monte Toro, con sus 358 metros, es el punto más alto de toda la isla de Menorca.

Desde él es posible ver casi todo Menorca e incluso Mallorca cuando el día está despejado. En la cima está el Santuario de la Virgen de Monte Toro, que se construyó sobre una iglesia gótica alrededor de 1670.

Puedes llegar al monte toro en bici (30 minutos desde Es Mercadal), a pie (1 hora desde Es Mercadal) o en coche (5 minutos desde Es Mercadal).

Binibeca Vell

Binibeca Vell es un encantador pueblo blanco repleto de callejuelas en las que perderse, soñar y dejarse llevar. Se ubica a sólo 10 km de Mahón, en la costa sureste de Menorca.

La mejor opción para pasear por este pequeño pueblo es a pie, aunque cuidado: evita visitar este pueblo durante el mes de agosto. En Binibeca durante esos días parte del pueblo perderá su encanto debido a la cantidad de turistas que te encontrarás por el camino.

Senderismo en el Camí de Cavalls

El Camí de Cavalls es un polvoriento camino de 185 km que rodea toda Menorca, un paraíso para los senderistas, que también une con la costa para aquellos que desean acceder a las remotas y rústicas playas y calas por las que la isla es famosa.

La ruta está segmentada en 20 tramos, cada uno con un grado de dificultad y un tiempo medio estimado. El más corto es de 5,4 km (Tramo 8 Algaiarens – Cala Morell) y el más largo de 13,6 km (Tramo 3 Favàtrix – Arenal d’en Castell).

Los viajeros pueden recorrer todos y cada uno de ellos de forma independiente y autoguiada, ya que no se necesita ningún tipo de permiso.

Senderos del Parque Natural de s’Albufera des Grau

Situado en el noreste de la isla, fue creado en 1995 y abarca más de 5.000 hectáreas de humedales, amplios tramos de costa, un islote y varias granjas tradicionales. Además cuenta con una serie de paisajes que albergan cientos de especies de plantas, aves, animales y vida marina.

Para el visitante de Menorca, el parque ofrece una alternativa menos visitada a las ciudades turísticas y las playas, y una oportunidad para dar paseos cortos, observar aves y probar la vida lenta de los pueblos.

Isla del Aire

La Isla del Aire, o Illa de l’Aire, es un pequeño islote situado al sureste de Menorca, frente al cabo de Punta Prima, en Sant Lluís, reducto francés de la isla.

La única manera de llegar a Isla del Aire es por mar, alquilando una embarcación o apuntándose a alguna visita organizada. Se llega al pequeño muelle situado en la parte norte del islote, desde donde sale un camino asfaltado que lleva hasta el faro de Isla del Aire, construido hacia mitad del siglo XIX y erigido como el más grande de Menorca.

En cualquier caso, otra alternativa para verlo si no puedes permitirte el viaje hasta la isla es desplazarte hasta Punta Prima, aparcar cerca de su playa y sentarte en la orilla a divisar la belleza del faro desde el otro lado del mar.

Fornells

Fornells, un encantador pueblecito costero del norte de Menorca, tiene un ambiente bastante diferente al de muchos lugares del sur de la isla. Es un antiguo pueblo de pescadores que sirvió como lugar de desembarco durante la ocupación británica de Menorca.

Aunque pequeña y con pocas visitas obligadas, Fornells es una gran alternativa a la Menorca más convencional. Es ideal para los amantes de la gastronomía, los marineros y quienes deseen explorar la costa norte en kayak, yate o windsurf.

Aunque las encantadoras calles encaladas de Fornells se aprecian mejor dando un lento paseo por el pueblo, para disfrutar de las vistas más bonitas hay que subir a la Torre Fornells, una de las torres defensivas más grandes y mejor conservadas de Menorca.

¿Dónde es mejor ir al norte o al sur de Menorca?

Una de las particularidades de Menorca es su distribución de las playas en dos zonas principales. Por un lado, tenemos la zona norte, con relieves montañosos y rocas oscuras. La zona sur, en cambio, tiene un paisaje más regular, con más vegetación y arena y rocas más claras.

En general, las playas del sur tienen una arena más suave y clara que en el norte, y el agua es mucho más brillante. Otra diferencia entre el norte y el sur son los edificios y la presencia del turismo.

En las playas del sur de Menorca suele haber más construcciones y más turistas porque las playas suelen ser más accesibles y populares. En las playas del norte, en cambio, hay menos gente y menos edificación, es una costa bastante virgen, lo que también hace que sea algo difícil acceder a las playas.

¿Cuál es el sitio más bonito de Menorca?

No hay duda de que no faltan lugares bonitos que explorar en Menorca. Ya te hemos mencionado algunos de los más hermosos como Mahón, Binibeca Vell o Fornells. Sin embargo, si quieres disfrutar de su belleza, te detallamos algunos otros sitios que son los más bonitos de la isla.

Es Grau

Es Grau

El primero es Es Grau. Este destino es lo suficientemente pequeño y bello como para no parecer un complejo turístico y, a pesar de ser muy visitado, ha conservado su aire de pueblo tradicional.

Este pequeño pueblo está formado principalmente por rústicas casas encaladas, callejuelas escalonadas y una playa que da a la reserva natural de S’Albufera des Grau que te hemos mencionado. Además, hay algunos restaurantes muy bellos y de tiendas de regalos donde comprar hermosos suvenires.

A poca distancia en coche de la capital, en el extremo suroeste de la isla, el pintoresco pueblo costero de Alcaufar se compone de poco más que unas cuantas hileras de preciosas casas bajas con vistas a una hermosa cala.

Sus brillantes salpicaduras de flores buganvillas destacan sobre las paredes encaladas, y un ambiente de pueblo pesquero tranquilo y sereno impregna la ciudad. También hay una encantadora playa de aguas tranquilas y cristalinas muy frecuentada por familias con niños pequeños.

En cuanto a complejos turísticos mediterráneos, no hay nada mejor que Cala Galdana, en la costa sur de Menorca. La bahía en sí es impresionante: una preciosa curva de arena blanca, bañada por aguas cristalinas de color turquesa y rodeada de acantilados coronados de pinos.

El complejo en sí también es pequeño y bastante tranquilo, pero con muchos sitios para comer y hacer compras. El agua de la bahía es muy tranquila y poco profunda, por lo que es un lugar especialmente bueno para familias con niños pequeños.

¿Qué ver gratis en Menorca?

Si hay algo más lindo que conocer un nuevo lugar, es no tener que pagar nada por hacerlo. No son muchas las alternativas que permiten un acceso gratuito, pero hay algunas que son muy interesantes.

La destilería de ginebra Xoriguer se asoma a la orilla del puerto que trajo la bebida a sus costas. En ella se pueden ver las tuberías de bronce que suben, bajan y giran en el proceso de destilación, además de que se pueden tomar con la mano las bayas de enebro (aquellas que dan nombre y sabor a la bebida).

Xoriguer toma su nombre de un molino de viento construido en 1784 (aún se puede ver su foto en la etiqueta de la bebida). El señor Miguel Pons Justo fundó la marca en 1900, bautizándola con el nombre del molino que molía el trigo para su familia.

Desde el puerto se puede llegar a pie. Se trata de un lugar modesto donde se puede degustar y comprar ginebra menorquina de todos los sabores imaginables.

Considerado uno de los edificios góticos catalanes mejor conservados de toda la isla, la Catedral de Santa María de Ciutadella del siglo XIV, es un hito arquitectónico y una visita obligada durante una estancia en la ciudad.

Catedral de Santa María de Ciutadella

Catedral de Santa María de Ciutadella

Fue construida sobre una antigua mezquita, ya que Menorca estuvo gobernada por fuerzas árabes desde el siglo X hasta el XIII. La catedral es mucho más bonita que muchas iglesias de la isla, con más luz, elementos decorativos y un gran número de hermosas vidrieras, siendo las del altar mayor especialmente impresionantes.

Es casi seguro que esta relativa belleza se deba al número de veces que la Catedral ha sido atacada, saqueada y parcialmente destruida a lo largo de sus 700 años, lo que ha dado lugar a diversas remodelaciones, ampliaciones y creación de capillas.

¿Qué playas no perderse en Menorca?

Aunque suene obvio, lo primero que nos enamoró al llegar a Menorca fueron sus playas turquesas. La isla tiene más de 70 playas repartidas a lo largo de toda su extensión. Algunas más grandes, otras pequeñas o escondidas, todas tienen algún encanto.

En el norte podemos ver paisajes mucho más rocosos que en el sur, en donde las playas son de arena. Hace dos décadas la UNESCO declaró la isla como Reserva de Biósfera, por el cuidado y respeto de la naturaleza y el medio ambiente. A continuación, te detallamos algunas de nuestras playas favoritas.

Al sur de la isla se encuentra Cala Macarelleta, una playa única que está rodeada de acantilados y un bosque virgen que le da el marco perfecto. Su singular belleza suele atraer mucho a los turistas, por lo que te recomendamos llegar temprano para poder disfrutarla con la mayor tranquilidad posible.

Ubicadas en el Parque Natural de S’Albufera des Grau, Cala Tortuga y Cala Presili son dos playas vecinas en las que se pueden disfrutar vistas espectaculares del faro de Favàritx. El entorno es rocoso y las playas no tienen mucha extensión, por lo que son una gran opción si buscas estar tranquilo y descansar de la gente.

Cala Es Talaier es una playa escondida, a la que sólo se puede acceder luego de un circuito de caminata de poco menos de media hora. Es completamente virgen por eso encontrarás una de las aguas más cristalinas de todas y arena blanca que le da el marco perfecto.

Cala Morell está rodeada por acantilados y rocas. Se ubica en una bahía pequeña en el norte de Menorca y su agua es tan cristalina que se puede observar el fondo del mar incluso desde los acantilados. Si estás por la zona de Ciudadela no te la pierdas.

Cala Galdana es la última playa que no sólo te recomendamos visitar, sino que te pedimos que lo hagas. A pesar de encontrarse en una zona urbanizada no pierde su encanto natural. Es una de las playas con mayor extensión de la isla y podrás realizar snorkel o paseos en barco para mirar el fondo del mar.

¿Qué comer en Menorca?

Si crees que Menorca es sólo playas cristalinas y circuitos naturales, déjame contarte que para los habitantes de este paraíso natural la gastronomía forma parte fundamental de su cultura. Influidos por el legado de algunos de los pueblos que la habitaron antiguamente como franceses, árabes y romanos, los platos típicos son una verdadera delicia. Te compartimos algunos de nuestros favoritos para que en tu próximo viaje a la isla no te los pierdas.

Oliaigua, así de raro como suena, es uno de los platos más típicos de la gastronomía menorquina. Bastante similar al gazpacho, esta sopa que se suele tomar a temperatura ambiente o apenas tibia, suele ser el plato de entrada de muchos de los restaurantes de la isla. Es una receta muy antigua que proviene de las zonas agrícolas de Menorca y era un plato típico en las épocas de escasez, debido a la simpleza de sus ingredientes.

Para su elaboración sólo se necesitan tomates, ajo, pimiento verde, cebolla, aceite, agua y pan. En verano suele acompañarse con algunas frutas de estación como melón, para generar contraste entre lo dulce y lo salado del plato.

Sin dudas una de nuestras versiones favoritas la encontramos en el Mesón Rías Baixas, un restaurante localizado en el centro de la isla que además de una gran oliaigua ofrece otros platos típicos con pescados frescos.

El arroz de la tierra es otro de los platos que tiene su origen en la zona rural de la isla y se prepara con sémola y trigo, con una textura similar al risotto. Suele prepararse con embutidos como tocino y sobrasada y se acompaña con patatas cocidas.

Otro manjar de esta isla balear es la caldereta de langosta. El nombre del plato lo da el recipiente de barro en el que se cocina. Es una sopa de langostas que tiene un sabor profundo a mar. Lo complementan con perejil, cebolla y otros vegetales.

Si estás buscando dónde comer la mejor caldereta de langosta te recomendamos ir a Can Tanu, un restaurante tradicional ubicado en la zona de Fornells, en él no sólo puedes comer ahí sino también llevarte tu plato a la playa y disfrutar del mar.

Otro alimento que te recomendamos no perderte es el queso de Mahón. Tiene siglos de historia y si bien tiene se elabora con leche de vaca, tiene un gusto particular debido a la sal marina que riega las hierbas con las que se alimentan las vacas. En la parte exterior, se lo unta con mantequilla y pimentón, lo que le da un color anaranjado.

Aunque se ofrece en casi todos los restaurantes de la isla, si buscas un producto de calidad y artesanal visita una granja o finca donde realicen su propia producción. Nosotros elegimos realizar una visita guiada por la Finca Subaida, situada en Alaior y terminamos la experiencia con una increíble degustación.

Si eres fanático de lo dulce como nosotros no debes perderte un postre típico no sólo de Menorca sino del resto de las Islas Baleares es la ensaimada. Este plato elaborado en base a harina, azúcar y huevos tiene origen árabe y es imperdible. No podemos recomendarte un lugar donde probarla, porque es un manjar que recorre toda la isla.

Otro postre imprescindible son los pastissets. Estas galletas de mantequilla que suelen estar espolvoreadas con azúcar o rellenas de algún dulce, son ideales para comer al atardecer disfrutando un té. Antiguamente, se hacían sólo en Navidad, pero ahora se encuentran en cualquier pastelería de la zona.

Como verás la gastronomía de la isla ofrece sabores únicos y una materia prima de primera calidad. No dejes de disfrutar de los platos típicos menorquines porque no te defraudarán.

¿Dónde se ve el mejor atardecer de Menorca?

Los atardeceres de Menorca son una postal natural. En nuestra última visita a la isla decidimos buscar los mejores lugares para contemplarlos y fotografiarlos. Si viajas en verano podrás ver la caída del sol después de las 20, luego de disfrutar de un día completo en la playa. Si buscas tener una cita romántica, puedes elegir un restaurante con vistas al mar y ver la puesta del sol disfrutando una copa de vino.

Si estás cerca de Ciutadella, un pueblo costero ubicado en el noroeste de la isla, puedes contemplar una de las vistas más hermosas junto al Castillo de Sant Nicolau, una antigua torre del siglo XVII, ubicada a unos 10 minutos a pie del centro.

Castillo de Sant Nicolau

Castillo de Sant Nicolau

El atardecer en el pueblito costero llamado Los Delfines es otro lugar clave para ver la puesta del sol. Mientras disfrutas este espectáculo puedes aprovechar y comer platos típicos en uno de los restaurantes más emblemáticos de la zona: Cala´n Forcat.

En el noroeste de la isla se encuentra el Faro de Punta Nati, construido a principios del siglo pasado. Sin dudas uno de nuestros lugares favoritos para tomar fotografías y ver el cielo en todo su esplendor.

Si decides ir, no olvides llevar calzado cómodo porque hay un trayecto que hacer a pie para llegar. No te preocupes, es accesible y, sobre todo, vale mucho la pena.

¿Qué hacer en Menorca por la noche?

Si bien la vida nocturna de Menorca no es tan popular como las islas que la rodean, Mallorca e Ibiza, las noches tienen su encanto. Aquí no sólo encontrarás fiestas interminables, también podrás hacer otro tipo de planes que te contaremos a continuación.

Ya te hablamos de La Cova d’en Xoroi, uno de los sitios más populares de la isla. Además de contemplar los atardeceres más hermosos del Mar Mediterráneo puedes disfrutar de comer tapas y beber tragos de autor. Eso sí, recuerda ir con dinero porque los precios de una consumición comienzan en 20 euros.

Si eres de los que disfruta salir a bailar, te recomendamos no perderte Jazzbah, una discoteca ubicada en el centro de Ciutadella. Suelen organizar fiestas temáticas y tienen una agenda súper variadaPuedes consultar sus redes sociales antes de ir para saber cuál es el plan de la noche. Si buscas diversión y un buen ambiente nocturno, no te pierdas este lugar.

Si buscas un entorno en donde puedas fumar y probar algunas shishas, Shisha Club es el mejor lugar. Además de probar distintos sabores de tabaco, puedes tomar algunas copas e incluso bailar en la pista principal. Como si esto fuera poco tiene una terraza con vistas impresionantes, que recomendamos no perderte.

Moonlight Cocktail Bar

Moonlight Cocktail Bar

Aunque la coctelería en la isla se caracteriza por su calidad, hay dos bares que son una parada obligatoria cuando visitamos Menorca y buscamos tragos de autor: Café des Museu y Moonlight Cocktail Bar. Cada uno tiene su encanto particular y te ofrecen momentos únicos desde sus espacios.

Moonlight Cocktail Bar ofrece coctelería de autor y unas vistas impresionantes. Ideal para visitar con amigos y pasar una noche de ensueño, te recomendamos el Gin Tonic de la casa. Si decides ir al Cafè des Museu, ubicado en el centro de Ciutadella, encontrarás un ambiente mucho más tranquilo, pero con bebidas de igual nivel.

El Bar del Faro es uno de los lugares más populares de Menorca para disfrutar de buenos cócteles y aún mejores vistas. Ubicado en la Cala Bosch ofrece servicios durante todo el día. Por la noche suele haber conciertos en vivo y si eres de los que disfruta de los planes más tranquilos, es el lugar ideal para ti.

Un plan diferente pero igual de interesante es el que encontramos en la zona de Mahón, concretamente en el club de jazz Sa Terrassa des Claustre. Puedes disfrutar conciertos en vivo a bajo costo e incluso a veces son gratuitos, mientras disfrutas unas tapas acompañadas con buenos cócteles.

Otro gran lugar para disfrutar la noche de Menorca, cerca del punto anterior, es el bar Mambo Deluxe. Aquí la fiesta termina cuando amanece por eso nos parece un gran plan para ir con amigos. Solemos llegar temprano y disfrutar de algunas tapas. Los tragos son generosos, ideales para probar y compartir. Y sobre todo es el sitio ideal para bailar mucho.

Menorca es una de las islas más bonitas y mejor conservadas del Mediterráneo que no tiene nada que envidiar a su hermana mayor Mallorca o las famosas Islas Griegas.

Por si necesitas más

 

Los que buscaron esto también leyeron...

Dejar un comentario