Inicio Espana ¿Qué ver en Tenerife en 4 días? Lo imprescindible para hacer

¿Qué ver en Tenerife en 4 días? Lo imprescindible para hacer

Por Andrés

Tenerife, la isla que comparte «capitalidad» con su vecina Gran Canaria es mucho más que buen tiempo todo el año, playas y un volcán nevado.

Aventura, descanso y relax, senderismo, buceo… o uno de los parques acuáticos más alucinantes en los que hemos estado son sólo algunas de las opciones que el visitante encuentra cuando viaja a la isla

Quien viaja a Tenerife siempre regresa (o al menos lo intenta). Es un lugar que ofrece tal cantidad de experiencias y tan variadas que aunque hayas venido sólo para pasar unos días, en cuanto vuelves a tu casa ya tienes ganas de volver a visitar.

¿Qué ver en Tenerife Norte?

El norte de Tenerife es salvaje, desconocido y misterioso y no tiene demasiado que envidiar a la zona sur. Por ejemplo, en él podrás perderte y encontrar lugares nuevos y semi vírgenes, en el sur esto es imposible ya que todo está atestado de turistas, bares y restaurantes. En el Sur un paseo por la calle, la playa o el bosque es una experiencia verdaderamente diferente.

En el norte solo encontrarás lugareños, visitantes intrépidos como tú, y en lugar de hoteles con todo incluido, bellos pueblos como San Cristóbal de la Laguna, Garachico, Anaga y la Orotava.

¿Y por qué el norte es menos turístico si es verdaderamente exótico? El principal motivo por el que Tenerife norte es menos visitado es que su clima no es tan cálido, de hecho, en ocasiones refresca y parece haber cambio de estaciones. Además, sus playas son menos accesibles y no son de arena blanca, sino completamente negra, por la roca volcánica,. También posee charcos naturales de gran interés.

Estas diferencias han provocado que una zona, la sur, haya quedado masificada por turistas incómodos: gente joven que busca diversión en discotecas, playas y pubs y por otro lado, padres, madres y niños de todas las edades que quieren un entorno seguro y conocido en el que poder disfrutar unas semanas en familia de la playa, excursiones y actividades para niños en los hoteles. Es decir, las mismas vacaciones que vemos siempre.

Pero si lo que buscas es algo diferente y quieres viajar para conocer el verdadero Tenerife, el entorno más guanche que puedes encontrar está en el norte.

Principalmente descubrirás acantilados, cetáceos que juegan por las aguas del Atlántico, mercadillos hippies, playas desiertas y de arena negra, montañas y volcanes inactivos, y por supuesto, El Teide.

1- Visitar el parque Nacional de El Teide.

que ver en tenerife: el teide nevado

El Teide es un volcán inactivo que domina el paisaje y está rodeado por un hermoso parque nacional. Si sois amantes de la naturaleza o simplemente queréis dar un agradable paseo cerca de la cumbre, os encantará acercaros y subir. Aquí te contamos cómo subimos nosotros.

Puedes sacar este tipo de entradas:

Por qué es tan impresionante: es el pico más alto de España. Las vistas, como os podéis imaginar son espectaculares. Además de ver toda la isla de Tenerife, es posible ver otras como La Palma y de noche ofrece unas vistas maravillosas del cielo nocturno debido a la falta de contaminación lumínica.

Se pueden ver hasta 83 constelaciones registradas desde este lugar. El cielo, visto desde lugares como este, adquiere otro aspecto y significado.

Recomendado hacer senderismo nocturno o el tour astronómico.

El ascenso al Teide es sencillo y existen varias opciones que te comentamos aquí. La más sencilla es coger el teleférico.

Se encuentra en lo que podríamos decir es el centro de la isla y la «divide» en Tenerife Sur y Tenerife Norte. Patrimonio  Natural de la Humanidad por la Unesco por su singularidad, sus  3.718 metros de altura la convierten en una de las montañas más alta de Europa.

El Parque Nacional es uno de los  más antiguos del país, y se ha convertido en un patrimonio cultural e histórico importante de las Islas Canarias. Su paisaje volcánico diverso, bosques de pinos y valles verdes son impresionantes.

observación teide estrellado -

Un espectáculo nocturno digno de los mejores cielos del mundo.

Qué hacer allí: hay senderos a lo largo del parque para que los explores, y el paisaje desolado y, a veces, árido te sorprenderá. Y no olvides tomar el teleférico desde el estacionamiento principal hasta la cima de la montaña. Esto te dará una vista impresionante de Tenerife, y si estás allí por la noche, puedes observar las estrellas.

¿Cómo visitar el parque nacional de El Teide? Existen cuatro formas de hacerlo

  • En coche: Si vas con alguien local en coche o lo has alquilado, dejamos el coche en el párking y vamos a por nuestra entrada del teleférico.

Hay 4 carreteras principales para llegar

        • Desde el norte: Carretera TF-21 desde la Orotava.
        • Desde el Este: Carretera TF-24 desde La Laguna o Anaga
        • Desde el sur: Por la TF-21 tanto si vienes desde granadilla, como El Médano o Los Cristianos.
        • Desde el Oeste: Carretera TF-38 viniendo desde Los Gigantes
  • Con una visita guíada que te recogen en hotel: Como el trasiego de turistas es continuo, se organizan muchas excursiones que te recogen en el hotel o en algún punto concreto, la visita con el teleférico incluída cuesta 67€ y sin teleférico 29€
  • Andando:  Para lo cual necesitamos un permiso por la red de parques nacionales, sólo se otorgan 200 al día

Información sobre el teleférico:

En cada teleférico caben unas 44 personas y tarda unos 8 minutos en llegar a la estación a nada menos que 3.555 metros de altitud. El camino es espectacular, y desde luego podrás ver el paisaje increible de la isla y todo lo que ver en Tenerife. 

2- Rambla de Castro y playa de Los Roques

Rambla de Castro es un paisaje natural totalmente protegido donde la fauna y la flora de Tenerife llegan a su máximo apogeo y donde podrás encontrar además de dragos milenarios, laurel de indias, grandes palmeras y tabaibas. Además, es un buen lugar para conocer mejor la historia de esta isla mágica gracias a algunas ermitas y restos arqueológicos.

Lo más destacado de Rambla de Castro es que alberga el más bello bosque de palmera canaria (Phoenix canariensis) de todas las islas, y por supuesto, algunos de los mejores ejemplares de Dragos (Dracaena draco).

El contraste entre el verde de la vegetación y el intenso azul del mar convierten cualquier excursión en una muy especial. Además, ofrece algunos de los mejores miradores de la Isla como el mirador de San Pedro, desde el que se puede divisar la belleza de la Playa de los Roques.

Además, este mismo lugar es un punto clave para comenzar algunas excursiones, pues cuenta con un parking para coches, motos y autocaravanas.

Además de una vegetación exótica y densa, en Rambla de Castro se pueden encontrar construcciones de especial relevancia histórica, algunas de ellas muy bien conservadas. Por ejemplo, la ermita de San Pedro, la Casona de los Castro, el Fortín de San Fernando y el antiguo Elevador de Aguas de Gordejuela.

De entre todas estas fortificaciones y fachadas, destaca la Casona de los Castro, que comparte nombre con el bello lugar. Esta hacienda es una enorme casona de color amarillo ubicada en una zona húmeda propicia para el cultivo. Fue construida en el siglo XVI tras la conquista de Tenerife y su primer dueño fue Hernando Castro, de quien heredó el nombre, un mercader de origen portugués.

A él se la “regaló” el conocido como el conquistador de Tenerife, Adelantado Fernández de Lugo, el cual premió a otros con diferentes haciendas por la isla, especialmente en aquellas zonas de cultivo de caña de azúcar y vid. Esta es una de las que quedan mejor conservadas.

Por supuesto, también en esta excursión podrás deleitarte con algunas de las más famosas playas de la zona norte, como la de los Roques, pero también con La Fajana, El Socorro, La Grimona y Castro. Todas ellas de una arena muy oscura consecuencia de las rocas volcánicas que quedan depositadas allí por fuertes temporales.

Todas esas playas se pueden ver desde los miradores y excelsos acantilados como el que recibe el nombre del macizo de Tigaiga. Y por supuesto, casi todas ellas son también accesibles por caminos empedrados pero sencillos y relativamente horizontales.

Una de las playas más interesantes es la de Los Roques, que aún no tiene un sendero completamente habilitado por los desprendimientos, pero que se espera que sea completamente accesible pronto. El rugido del mar contra las rocas volcánicas es todo un espectáculo.

3- Parque Rural de Anaga.

Una de las atracciones más espectaculares que hacer en Tenerife, una región casi mágica, por eso es uno de los mejores lugares para visitar en el norte.

Perteneciente al municipio de Santa Cruz de Tenerife, pero que se extiende hasta las localidades de La Laguna y Taganana.

El parque se extiende sobre las montañas de La Laguna y Santa Cruz de Tenerife y es fácilmente accesible en coche. Los picos afilados y los profundos barrancos en el fondo del océano azul crearon un paisaje fascinante que ha sido declarado  Reserva de la Biosfera.

Comienza en el Centro de Visitantes Cruz del Carmen, las caminatas cortas y fáciles incluyen la Ruta de las Tradiciones o la Ruta de los Sentidos, mientras que también hay caminatas más serias y largas de varios días. Nosotros te podemos recomendar hacer una ruta en senderismo.

parque de anaga bosque

Si te gustan los caballos, en el propio parque te dan la opción de realizar una ruta a caballo y algo que nos gustó especialmente, es que también hay una ruta accesible para sillas de ruedas en el parque.

Por qué es tan impresionante:

Los bosques del Parque Natural de Anaga  han sido reconocidos como parques terciarios originales por sus numerosas especies vegetales autóctonas, de hecho tienen más de 400 millones de años. Además, existe un bosque de laurisilva, muy similar al de la isla La Gomera.

Ofrece algunas de las playas más populares de Tenerife (y también algunas de las más bonitas, como la de Benijo), pero hay suficiente espacio para que disfrutes del entorno natural en relativa paz y tranquilidad. Se encuentra a solo una hora en coche de otros lugares de interés, como La Laguna y la capital Santa Cruz de Tenerife, por lo que es la excursión perfecta de un día.

Atardecer espectacular en la Playa de Benijo, al norte de la isla.

Qué hacer allí:

Puedes hacer una excursión de un día a esta parte de la isla y explorar el hermoso entorno natural, así como algunas de las mejores playas de Tenerife.  Cuando estés allí, toma el camino de Vueltas de Taganana para explorar el bosque de laurisilva, nada en la Playa de Benijo y, cuando tengas hambre, dirígete a uno de los pintorescos chiringuitos para disfrutar de pescados y mariscos frescos.

4- Visitar Cueva del Viento que te dará escalofríos.

Si te gustan las actividades inusuales, una de las actividades a hacer en Tenerife es vivir una experiencia de espeleología. Eso sí, asegúrate de ir con un guía para no perderte en los 18 kilómetros de tubos de lava que perforan la superficie de la isla.

visitar cueva del viento tenerife

Un secreto que merece la pena visitar, ver por dentro cómo funciona un volcán.

Por qué es tan impresionante: Las cuevas que corren bajo Tenerife fueron causadas por el paso de lava de erupciones volcánicas. Recorren 18 km a través de la tierra y contienen fósiles, lagos de lava y más de 190 especies de insectos inusuales.

Qué hacer: esta es una de las cosas más inusuales que se pueden hacer en Tenerife, pero también es muy gratificante. Así, si no tienes claustrofobia hay tours como este para ver las Cuevas, Garachico y la Orotava.

Explorar el laberinto de túneles y cuevas. Y no te distraigas, debes estar atento a las estalactitas de lava, fósiles y lagos mientras estás allí.

5- Drago Milenario

El Drago Milenario es, junto con el Teide, el emblema más característico de todo Tenerife. Como imaginas, hay muchos dragos en Tenerife, pero el más famoso de todos está en el norte, su verdadero nombre es Drago de Icod de los Vinos y tu visita al norte de la Isla es la mejor oportunidad para conocerlo.

Lo primero que debes saber es que sí, Drago hace referencia a dragón y el nombre es tan antiguo como el árbol mismo, pues fue puesto por las gentes de la zona que asociaron su cuerpo una vez seco al del gran reptil de los cuentos.

Lo que quizá tampoco sabías es que la edad del Drago Milenario no se tiene demasiado clara. Como mínimo, los científicos estiman una edad de 700 años y como máximo, por sus características, podría tener hasta 3.000 años, una cifra que siempre sorprende a todos sus visitantes. La dificultad para conocer su verdadera edad, estriba en que es una herbácea leñosa, y no lo que conocemos como árbol, por lo tanto no renueva su corteza, no produce anillos y no podemos contar los años.

El Drago tiene su propio parque el cual merece una visita propia. Tiene 3 hectáreas de extensión y en ella se puede encontrar la más característica flora de Tenerife: brezos, palmeras, hayas, tilos, laureles, tabaibas…

Este parque se creó en 1996 para acompañar del entorno más adecuado y sugestivo al Drago milenario. Se hizo después de un largo concurso para elegir al arquitecto, y finalmente ganó el proyecto de Fernando Menis, que organizó el entorno alrededor del Drago.

Para ello retiró la antigua carretera cercana al Drago, reparó los terrenos con especies autóctonas, y creó un jardín temático donde recuperó los muros de sorriba y las acequias.

El arquitecto diseñó una mezcla entre el antiguo Tenerife y al que había dado lugar la colonización de la isla.

Años después, se hizo también la zona más extensa y alejada del Drago milenario, cuyo objetivo era un parque sostenible y educativo, pues gracias a sus letreros es posible conocer la zona y hacer excursiones mientras se aprende acerca de la flora de las Islas Canarias.

Como curiosidad, muy cerca del Drago, a sus pies exactamente, hay una “guardería de dragos”, una zona dedicada al crecimiento y el cuidado de los dragos más pequeños. Gracias a este lugar el proceso evolutivo de la especie es claro y visible.

 ¿Qué ver en Santa Cruz de Tenerife? No podía faltar en el Norte

Santa Cruz de Tenerife es la capital de la Isla de Tenerife y está situada en el noreste. Es muy cercana a San Cristóbal de la Laguna y de hecho, se conocen como “ciudades gemelas”.

La ciudad es conocida por su carnaval, una Fiesta de Interés Turístico Internacional y que tiene lugar en el mes de febrero o marzo. Pero hay mucho más en Santa Cruz de Tenerife, muchos lugares que recorrer y visitar, tanto si tienes la intención de unas vacaciones de aventura, como de unas relajadas y de fiesta.

Estas son algunas de las 9 cosas que puedes ver y hacer en Santa Cruz de Tenerife:

  • Visitar la Plaza de España
  • Disfrutar del Parque García Sanabria y de sus frondosos árboles
  • Acudir al Auditorio Adán Martín
  • Bañarte en la playa de las Teresitas y disfrutar de un día de playa en familia o con amigos
  • Ir a la Orotava
  • Ir al Castillo de San Cristóbal
  • Pasar una tarde en la Plaza de la Candelaria
  • Pasar el día en el jardín botánico de Palmetum
  • Entrar en la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción
  • Asistir al mercado de Nuestra Señora de África y comprar los mejores productos y artesanías locales

Pero de entre todas estas hay dos que son las favoritas de los turistas y los tinerfeños. ¿Cuáles? la Orotava y la playa de las Teresitas.

7- La Orotava (Mirador de Humboldt)

La Orotava es un municipio que pertenece a la provincia de Santa Cruz de Tenerife y es considerado el pueblo más bonito de toda la isla.

Uno de sus puntos fuertes es la ubicación, pues se encuentra exactamente en la falda del Teide, y solo por eso, ya merece una visita, ¿verdad? Además, es una preciosa villa con antiguos jardines, iglesias, casas y restaurantes típicos repletos de auténtica cocina tinerfeña y restos de tradiciones guanches.

Por suerte, a pesar de ser un tesoro isleño, la Orotava puede visitarse en un solo día. A continuación, podrás conocer las aventuras imprescindibles que debes recorrer:

  • El Mirador de Humboldt: Si quieres tener las mejores vistas de Santa Cruz de Tenerife debes subir al Mirador de Humboldt. También podrás ver El Fraile, Las Arenas, los cultivos de plataneras y El Teide. Es una visita imprescindible, ya que es la mejor forma de sacar una panorámica del lugar.

  • El edificio del Ayuntamiento: el Ayuntamiento de La Orotava, es un precioso edificio neoclásico de color rosa que tiene gran importancia en la localidad. De hecho, siempre queda adornado en las principales festividades. Un momento especialmente emotivo es el Corpus Christi, cuando se hace delante de él, una gran alfombra de arena volcánica.

  • Los jardines Hijuela del Botánico: muy cerca del Ayuntamiento, se encuentran los jardines de la Hijuela del Botánico. Un pequeño jardín con un drago de 200 años de antigüedad y con acceso gratuito.

  • Los jardines Victoria: los jardines Victoria no son tan impresionantes como los del botánico, pero dada su cercanía merece la pena hacer una visita.

  • La casa de los balcones: es una de las casas tradicionales más bonitas de Tenerife, sin duda, una parada obligatoria. Es del siglo XVII y tiene tres pisos, el más impactante de todos es el bajo, un patio interior muy bello adornado con vegetación de la isla como palmeras y geranios. Lo mejor es subir a las plantas de arriba y verlo desde allí. En las zonas superiores se pueden visitar las habitaciones que simulan la decoración y el mobiliario de una casa tinerfeña de esa época. Su precio es solo de 5 euros y abre durante casi todo el día.

  • El Molino de gofio La Máquina: una vez has salido de la casa de los balcones, muy cerca podrás encontrar este antiguo molino de agua que a día de hoy todavía hace este tipo de harina, el gofio, un alimento típico de la comida canaria.

  • El Liceo Taoro: es el café más bonito al que asistir en la Orotava. Está dentro de un antiguo palacio urbano de color rojo que fue construido a principios del siglo XX y que es también la Sociedad Cultural Liceo de Taoro. Además, desde allí hay unas preciosas vistas al centro histórico de la Orotava.

  • Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción: es el edificio religioso más importante del municipio. Es un edificio barroco cuya cúpula está inspirada en el duomo de Florencia y que posee torres de más de 25 metros de altura. Como curiosidad, en sus circunferencias están representadas las Islas Canarias y Cuba.

8- Garachico

pueblo de garachico

En la parte Noroeste de la isla, camino de la punta de Teno nos encontramos con el pintoresco pueblo de Garachico. El que una vez fuera el principal puerto comercial de Tenerife y uno de los más activos del archipiélago ha sabido conservar sus signos de distinción en forma de una arquitectura bonita y sencilla.

Está repleto de casitas sencillas pero muy bien cuidadas. De camino a Garachico os recomendamos que hagáis una pequeña parada en el mirador de San Pedro. Un «modesto» mirador comparado con otros de los que podemos disfrutar en las islas pero que es uno de los mejores en el norte de la isla y que pilla casi a pie de la carretera.

9- Casco histórico de La Laguna

En Tenerife norte encontramos también esta ciudad fue declarada conjunto histórico artístico Patrimonio de la Humanidad y contiene muchos edificios históricos hermosos. También podrás encontrar varios museos que tienen excelentes actividades para los niños si se cansan de caminar admirando la arquitectura.

Por qué es tan impresionante: esta ciudad es increíblemente hermosa, y por estar ubicada en el norte de Tenerife es una excelente excursión de un día en la que alejarse un tiempo un tiempo de las multitudes. Esta ciudad fue una vez la capital de las Islas Canarias y ahora se considera su capital cultural, se pueden hacer free tours para conocerla más

Qué hacer allí: necesitaremos un par de horas para explorar esta hermosa ciudad.

En el centro histórico están los edificios más impresionantes: Catedral de La Laguna, la Ciudad Vieja, la Iglesia de la Concepción, la Universidad de La Laguna y el Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna. Se celebran grandes fiestas como la Semana Santa, la Fiesta del Cristo de La Laguna y la Romería de San Benito Abad.

10- Playa Las Teresitas

En Santa Cruz de Tenerife existen muchas playas de gran interés, al igual que en el resto de la zona norte, pero una de las más destacadas es la Playa de Las Teresitas. ¿Y qué tiene de especial? Por un lado, su arena es clara y además, sus aguas son tranquilas para los bañistas.

En la Playa Las Teresitas es posible practicar muchos deportes y por eso la visitan muchos turistas y tinerfeños: kayaking, stand up paddle, esnórquel, running, natación y otras.

Pero además, en esta playa es posible encontrar algunos bares y pubs modernos en los que tomar algunos refrescos, bebidas e incluso probar platos de la región. Por suerte, a diferencia de las playas del sur, nunca está demasiado abarrotada.

Algunos de los restaurantes y bares que puedes encontrar son: agüita salada, flow beach club, La mar & club, Bambú beach club, El Caracol y otros.

Por supuesto, también existen alojamientos para quienes quieran pasar todo el verano cerca de esta peculiar isla de arena blanca y suaves olas. Aunque no todo es calma, más allá de sus clubs, deportes acuáticos y alojamientos, hay una fauna marina extensa entre la que destaca… un tiburón inofensivo. Se llaman angelotes o tiburones ángel y llevan años en la playa camuflados en la arena.

Y es que, esta playa tan especial tiene una larga historia que protagonizan la fauna, la flora marina, roca volcánica y un fuerte oleaje. Y es que antes de ser una playa turística, Las Teresitas era una playa típica del Atlántico, con fuerte oleaje y como es propio en la zona norte de Tenerife con arena negra de la roca volcánica.

Pero entre los años 50 y 70 comenzaron los cambios. Se creó un rompeolas para que el oleaje del Atlántico permitiera algún bañista más allá de los acostumbrados vecinos y la playa se volvió de arena blanca proveniente del antiguo Sáhara español.

Para llegar a esta playa hay muchas opciones, se puede ir en coche, en taxi, en guagua (autobús) o hasta en bicicleta o a pie. Su acceso es sencillo y pueden acudir personas de todas las edades.

11- Taganana

casas en tagananaEl encanto de este pueblo son casas que cuelgan de las pendientes, donde la calma es la característica más destacada. Un pueblo en el que hacer parada después de recorrer el Parque de Anaga en nuestra ruta de vuelta hacia San Cristóbal de La Laguna.

¿Qué ver en Tenerife sur?

Si quieres unas vacaciones de relax, bebida fría, rayos de sol, excursiones en familia o con amigos, suave espuma del mar y atardeceres de película, tienes que visitar el sur de Tenerife. ¿Y en qué se diferencia del norte? en todo. Por eso, Tenerife es un destino perfecto.

En el sur es posible disfrutar de playas de arena blanca, bares, hoteles, piscina y naturaleza y todo está perfectamente adaptado a tus comodidades y conectado en pocos minutos a pie. Es un lugar para descansar después de muchos días, semanas y meses de duro trabajo.

En el sur encontrarás los mejores hoteles, hospitalidad, buena atención y todo un lugar de ocio destinado a tus vacaciones. Pero sin olvidar lo más importante: Tenerife. Por suerte, aunque el sur es mucho más turístico que el norte, ha sabido mantener muchas de sus tradiciones y peculiaridades gracias a que estas también atraen a los turistas, por eso puedes encontrar restaurantes de típica comida tinerfeña, rastrillos y mercados y artesanos y pescadores de la zona. Y por supuesto, una naturaleza fuerte que aún se impone por encima de los lujosos hoteles. En el sur existen altas palmeras, duros acantilados y playas escondidas.

Aún así, la principal diferencia con el norte es la comodidad. El norte es un buen destino para mochileros y valientes que no quieren descansar en su viaje, en él podrás vivir momentos de tensión y de adrenalina seguidos de leves descansos. En cambio, el sur está hecho a medida de cada visitante. Tendrás acceso a todo tipo de ocio, playas y restaurantes para volver con energía después de las vacaciones.

Y, ¿dentro de ese mundo de ocio, bebidas, palmeras, clubs nocturnos y playas de arena blanca, qué es lo más destacable?:

1- Los Gigantes

Lo primero que puedes hacer es eliminar el tópico de que el sur de Tenerife es solo para turistas que no salen del hotel. El acantilado de Los Gigantes está en el extremo oeste de la Isla, en el Parque Rural de Teno y es una de las joyas que ofrece la naturaleza del lugar. Desde ese acantilado es posible divisar cetáceos en el Atlántico como el calderón tropical o el delfín mular. Por eso, llama a muchos turistas que rara vez o ninguna han podido contemplar cetáceos en estado salvaje.

Son tan grandes y majestuosos, que a pesar de estar alejados, son visibles a gran distancia.

Los guanches que existían en la Isla antes de la llegada de los españoles, conocían estos acantilados por el nombre de “la muralla del infierno”. Pero no solo por su altura o la temeridad que despiertan, también por las extrañas formas de figuras humanas que pueden encontrarse entre los acantilados. Para los guanches probablemente estos tenían forma de demonios o de las personas que habitaban en un infierno. También es probable que muchos cayeran por sus difíciles paredes.

La altura en algunos puntos supera los 600 metros y el color oscuro de las paredes a causa de la lava solidificada hacen de este lugar un sitio lúgubre y oscuro de difícil acceso. Tampoco es especialmente bueno para el buceo, aunque se pueden encontrar una amplia variedad de algas y corales. Peces no hay tantos, aunque lo bueno es que si te alejas unos metros de la zona, no andarás muy lejos de los cetáceos.

No obstante, en los últimos años los turistas han cambiado la actividad diaria de la zona y en la actualidad es posible dar un paseo en barco, hacer esnórquel, kayak o submarinismo.

2- Punta de Teno

El faro de punta de Teno es uno de los siete faros que guardan la isla de Tenerife, y sin embargo, es uno de los rincones menos conocidos. Es un lugar mágico, perfecto para una postal y de una belleza única, tanto por el faro como por el acantilado que lo sostiene.

Está ubicado en la zona más occidental de Tenerife y es de difícil acceso tanto a pie como por carretera, por eso mantiene toda su tranquilidad y belleza. De hecho, hasta hace no mucho, los lugareños tenían que recorrer más de cuatro horas para llegar al pueblo más cercano, llamado Buenavista del Norte.

¿Y qué tiene de especial? Es un punto que permanece aislado y desde el cual es posible divisar La Gomera, y el acantilado de Los Gigantes. Asimismo, posee él mismo impresionantes acantilados, roca volcánica y muy cerca, los bosques de laurisilva.

El antiguo faro es como imaginas, rojo y blanco, y fue construido en 1897 con piedra de La Gomera. Es un lugar de cuento y probablemente ca,biará mucho en las próximas decadas, pues ya se encuentra muy bien comunicado. Así que si quieres conocer su magia, ve a visitarlo muy pronto.

3- Maravíllate en el Barranco del Infierno.

viaje al barranco del infierno en tenerifeEsta caminata nos lleva a descubrir la cascada más alta de la isla. Es bastante asequible y nos ayudará a descubrir la parte más salvaje y natural de la isla.

Para preservar el medio ambiente, solo se permite la entrada de 300 personas por día. Hay varias empresas de trekking que organizan el viaje, así que es recomendable reservar antes de ir, o usar un Tour Guíado con entrada.

4- Playa de las Tejitas

La playa de Las Tejitas es una de las de mayor belleza en la Isla y una de las preferidas de los chicharreros (nombre que reciben los tinerfeños). Tiene unos 1.000 metros de largo, por lo que es perfecta para caminar, tomar panorámicas y hacer running.

Además, a pesar de ser turística (las tumbonas lo demuestran), desde ella es posible tener las mejores vistas al volcán Montaña Roja e incluso subir por él por un sendero bastante cercano. Además, a la falda del volcán tiene una bonita cala perfecta para hacer esnórquel.

A pesar de estar preparada para la llegada de turistas, por su parking y sus hamacas, nunca está abarrotada y tendrás que llevar algo de comida porque no hay bares ni restaurantes y en ocasiones ni siquiera hay vigilancia, por lo que debes tener cuidado con el oleaje que a veces es intenso a causa del fuerte viento del Atlántico.

5- Visita El Puertito de Adeje.

puerto de adeje vista aerea

El Puertito es un pintoresco pueblo costero, donde las casitas de colores y las casas-cueva son uno de los máximos atractivos. Es un oasis tranquilo y relajante con un pequeño bar, donde puedes disfrutar de algunas de las delicias canarias.

Antes de visitarlo, no olvides preparar tu equipo de snorkel, porque si tienes suerte podrás admirar las tortugas marinas que suelen habitar estas aguas.

6- Playa de Los Cristianos.

Los Cristianos es una de las ciudades más importantes en el sur de Tenerife. Tiene dos playas principales, la Playa de Las Vistas y la Playa de Los Cristianos.

Ambas te ofrecen aguas transparentes y toda la tranquilidad que puedes esperar de playas turísticas.

Al ser una de las playas más visitadas, tiene todo tipo de servicios y es muy fácil contratar actividades acuáticas con las que soltar un poco de adrenalina como motos de agua o parapente sobre el agua.

Si nos cansamos de playa, siempre se puede recorrer el Mercado de Los Cristianos. Es el más grande del sur de Tenerife, un buen lugar para ir de compras o comprar algunos recuerdos de tu escapada a la isla.

7- El Médano

El Médano es uno de los pueblos más interesantes al sur de Tenerife. Y es que como ya has leído, los más curiosos y bellos suelen ubicarse al norte.

El Médano es famoso por dos motivos: sus vientos y sus playas. Como localidad no es especialmente bonita, sin embargo, suele atraer turistas interesados en el kitesurf, el windsurf y el surf. Aunque por supuesto, si eres de los que prefiere el esnórquel o el submarinismo, también hay un hueco para ti.

Playa Chica, Playa Grande, Playa Leocadio Machado, Playa Sur, Los Baios… ¡Y la playa de las Tejitas! Hay una playa para cada persona. Hay calas para mochileros y nudistas, playas para surferos, playas familiares y otras donde se reúnen las parejas para ver el atardecer.

No obstante, no todo es mar y arena, en el Médano hay rutas de senderismo sencillas perfectas para hacer con toda la familia, incluidos niños. Por eso, si viajas en familia, es probable que El Médano sea lo que buscas.

¿Cuánto tiempo se tarda en recorrer Tenerife?

Si vas a Tenerife es mejor que lo hagas en coche, o al menos que tengas ánimo suficiente para coger las guaguas y moverte por la isla, aunque si tienes transporte propio mejor, porque así podrás encontrar los rincones más ocultos y playas vírgenes. No obstante, la conexión del transporte público en Tenerife no es mala, y teniendo en cuenta que se tarda poco tiempo en ir de una punta a la otra de la isla, no será muy dramático tener que esperar la guagua algunos minutos.

Muchos dicen que para recorrer Tenerife hace falta mínimo una semana, pero unos pocos, algo más rápidos, aseguran que con cuatro días es suficiente si se tiene clara la ruta y los lugares que se van a visitar, tanto naturales como culturales o arqueológicos. Lo importante es que hagas todas las visitas obligatorias y no olvides ningún enclave.

Lo más recomendable es que si tienes pensado visitar tanto el norte como el sur, hagas una o dos rutas diferentes para cada zona. Aunque hay quienes solo tienen dos días para ver la Isla y la recorren entera, de norte a sur y viceversa.

A continuación algunas de las rutas posibles en ambas zonas (hay que tener en cuenta que comienzan y acaban en el mismo lugar con la idea de volver al alojamiento, por lo que si lo haces en camper o autocaravana, no hace falta que lo sigas al pie de la letra):

  • 1ª ruta del norte: de Santa Cruz de Tenerife hasta la Playa de las Teresitas. A continuación puedes dirigirte a la Playa de Benijo y al Parque Rural de Anaga el cual está declarado reserva de la biosfera y ofrece más de 14.500 biosfera a los visitantes. Montañas elevadas, chimeneas volcánicas… Más tarde, si te queda algo de día, ve a Tegueste para volver por San Cristóbal de La Laguna (quizá el pueblo más especial de Tenerife) y llegar hasta Santa Cruz de Tenerife.

  • 2ª ruta del norte: Santa Cruz de Tenerife, Icod de los Vinos, es decir, el Drago Milenario y su parque natural con la guardería de los pequeños dragos, Garachico (otro fundamental en tu estancia), el impactante Parque del Teno con su Faro de postal y otra vez vuelta a Santa Cruz de Tenerife. Esta es una excursión por el norte mucho más suave y perfecta para intercalarla entre un día de aventuras y otro.

  • 3ª ruta del norte: Por supuesto, necesitas una ruta por las playas del norte. De Santa Cruz de Tenerife, al Sauzal, luego a Puerto de la Cruz y Playa de Martiánez ¡haz las mejores fotos! Sigue con Playa del Socorro el Valle de la Orotava, El Teide, por supuesto, y acabamos en Santa Cruz de Tenerife.

  • 1ª ruta del sur: Para seguir, por una ruta por las playas del sur. Es el mejor plan para que puedas comparar las playas de arena volcánica y fuerte oleaje con las de arena blanca y turistas. En primer lugar, la idea es empezar el día en la playa de Las Tejitas, seguir por la Playa de los Cristianos, la Playa de las Américas, Costa Adeje y los Acantilados de los Gigantes, para acabar en la otra parte sur.

  • 2ª ruta del sur: Otra ruta que puedes hacer para conocer el sur es comenzar en Costa Adeje, seguir por los Acantilados de los Gigantes y divisar los magníficos cetáceos, continuar por Garachico y el precioso Parque Rural de Teno.

  • 3ª ruta del sur (y norte): Finalmente hay una tercera ruta para conocer el sur y el norte, aunque por muchos de estos lugares quizá ya has pasado o los conoces en detalle. Ve desde Costa Adeje al Drago Milenario, luego a Puerto de la Cruz, Valle de la Orotava y el Teide. Una ruta muy completa, ¿verdad?

Las principales carreteras que recorrerás para ir de un lugar a otro serán muy diferentes entre sí, algunas largas y rectas, otras empinadas y otras repletas de curvas que marean. Las más conocidas son: carretera de Masca, carretera de Anaga, carretera de la Punta de Teno, carretera de Tierra del Trigo.

¿Cuál es la parte más bonita de Tenerife?

Es imposible dar una respuesta a esta pregunta. Y la respuesta no es exactamente que la belleza es subjetiva, que para gustos los colores o que cada lugar es especial en sí mismo, no. Lo cierto es que Tenerife tiene tantos y tantos lugares bellos, exóticos, salvajes e interesantes, que elegir solo unos pocos es muy injusto.

El Teide, el Drago Milenario, los bosques de Laurisilva, el Faro de Punta de Teno, los Acantilados de los Gigantes y mucho más, son solo algunos de ellos, pero merece la pena mencionar algunos especiales, aunque lo mejor es que vayas y los descubras tú.

Algunos de los más bellos y especiales son:

Puerto de la Cruz

Puerto de la Cruz es una ciudad del norte de Tenerife y además de visitarla puedes pasar un día entretenido con tus familiares o amigos. Por ejemplo, puedes ver la curiosa Plaza del Charco, pasear por el casco antiguo (imperdible), visitar el Jardín Botánico, y como curiosidad, deberías ver el Lago Martiánez, el cual es una especie de oasis obra del artista César Manrique.

La Laguna

San Cristóbal de la Laguna entre el macizo de Anaga y el monte de la Esperanza, es un imperdible en Tenerife. Sus calles peatonales siempre están animadas por gente joven, músicos callejeros, bares y pubs modernos. Y por supuesto, puedes encontrar ropa vintage, moda y tiendas de artesanía. Es una ciudad preciosa, con gran encanto y adornada por antiguos edificios e iglesias. No es de extrañar que haya sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Adeje

Hasta mediados del pasado siglo Adeje era un enclave para viajeros y mochileros. El espacio idóneo para hacer rutas de senderismo, descubrir fauna y flora salvaje, para ver acantilados y disfrutar del buceo en playas paradisíacas y mucho más, todo con la frenética naturaleza africana como protagonista. Por suerte, a día de hoy, mantiene toda esta naturaleza viva y lo complementa con hoteles de lujo que guardan solo a unos pocos visitantes.

Adeje, al igual que la mayoría de zonas de la Isla, disfruta de 300 días de Sol al año, y sus aguas rara vez bajan de los 25º, por eso en ellas es posible hacer esnórquel sin traje de neopreno todo el tiempo que necesites. Y lo mejor es que tendrás hasta 14 playas para hacerlo y elegir tu favorita.

Las hay de todos los tipos, tamaños e incluso colores, desde todas ellas las vistas al Atlántico son impresionantes y merecen su propia fotografía.

Garachico

Garachico es el antiguo puerto de Tenerife, ¿lo sabías? Y la mejor forma de conocerlo es haciendo una ruta a pie En Garachico podrás encontrar, además de naturaleza, iglesias, conventos y castillos. Todos del siglo XVII o anteriores y también casas y caseríos de aquella época.

Aunque como suele ocurrir en Tenerife, la naturaleza siempre va por delante y es el principal atractivo de los visitantes. Las piscinas naturales de Garachico son perfectas durante todo el año y para muchos son incluso más atractivas que las playas de arena blanca.

Si vas a Garachico, visita: la Iglesia de Santa Ana, el Castillo de San Miguel y Puerta de Tierra. Esos son los imprescindibles. Luego, la recomendación es que te pierdas y encuentres otros puntos y lugares.

¿Cuál es la mejor época para viajar a Tenerife?

Aunque quizá no lo esperabas, el invierno es la época favorita de los turistas para visitar Tenerife. ¿Por qué? principalmente porque es de los pocos lugares pertenecientes a la Unión Europea que disfruta de buen clima en invierno, puesto que rara vez baja de los 15º.

Por ese motivo españoles, alemanes, franceses, ingleses y nórdicos, hartos de bajas temperaturas, frío y nieve, buscan algunas de las Islas Canarias para descansar quizá antes de empezar la Navidad.

Diciembre, enero y febrero, son temporada alta en Tenerife, y es fácil encontrar a personas de todos los lugares del mundo celebrando allí, de una forma original, la Navidad. Además, hay muchos que durante esos meses no dudan en sumergirse en el océano, bucear, tomar bebidas frías e incluso tomar el sol.

Aunque por supuesto, Tenerife también recibe muchas visitas durante el verano, cuando su temperatura ronda los 25º. Es decir, el clima es muy poco variable y siempre es cómodo porque se mueve en una diferencia de solo 10º.

En el verano es más común encontrar españoles, ya que en España, solo en algunas zonas las temperaturas son verdaderamente bajas. Por tanto, es menos común encontrar a españoles de la península buscando calmar su frío en invierno.

En verano es común encontrar españoles, otros europeos y sobre todo, tinerfeños de vacaciones. Ellos también disfrutan de sus playas y bosques en vacaciones.

Por otro lado, además de tener en cuenta el clima, es crucial tener en cuenta el precio de los hoteles en Tenerife, pues varía mucho en temporada alta. Por eso, si vas en Navidad o Semana Santa (temporada alta), asegúrate de haber reservado con tiempo.

En algunas zonas, también el mes de agosto puede ser considerado temporada alta.

Por si necesitas más

Los que buscaron esto también leyeron...

Dejar un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros durante la navegación por el sitio web, con la finalidad de permitir el acceso a las funcionalidades de la página web, extraer estadísticas de tráfico y mejorar la experiencia del usuario. Para más información, puede consultar nuestra Política de cookies Aceptar Leer más